¿Somos accesibles?

AddThis Social Bookmark Button

A lo largo de nuestra vida en sociedad nos encontramos constantemente con dificultades y barreras que creamos entre nosotros mismos y no nos permiten acceder a nuestros derechos. ¿Sabemos cuales son? ¿Somos parte de una solución? ¿Somos accesibles?

manual-accesibilidad-universal-clear-code-pmmt-arquitectos-5

 


 

 

 


Nuestra casa es un espacio diseñado por y para nosotros. Conocemos la ubicación de todo, su orden y utilidad. Está todo dispuesto de forma que nos sintamos cómodos y nos haga la vida más simple por lo que nos encontraremos con la menor cantidad de dificultades posibles. Cosas como manipular utensilios, desplazarnos, comunicarnos con los espacios y características de los objetos no nos son extrañas ni representan ninguna dificultad.

 

¿Podemos decir lo mismo de nuestra ciudad? Afuera es donde realizamos diariamente toda nuestra vida en comunidad y, al igual que nuestro hogar, tiene también ciertas características que nos facilitan o dificultan la realización de actividades y tareas.

 

Deambular, trabajar, estudiar, pasear, acceder a diferentes sitios, utilizar el transporte público, hacer un trámite, realizar actividades de esparcimiento, deportivas y recreativas, son algunas de las acciones que regularmente realizamos en nuestra ciudad, o en cualquier ciudad que estemos visitando circunstancialmente

 

Sin embargo a diferencia de nuestra casa, el exterior no está diseñado por nosotros mismos por lo que transitandolo nos encontraremos con dificultades y barreras que atentan contra la simpleza, seguridad y rapidez de esas actividades y tareas que bien podrían sernos naturales.

 

Las barreras pueden ser físicas, como la ausencia de una rampa, o incluso más determinantes dificultando el acceso a la información, el desarrollo de la comunicación o la ejecución de un procedimiento. Este tipo de obstáculo, mucho menos evidente que el primero, se da por una incompatibilidad entre nuestras características personales y las características de los objetos, dispositivos, medios u otras personas.

 

La actitud de otras personas o instituciones frente a esas características personales que les son ajenas es otra barrera con la que nos podemos encontrar cuando nos desenvolvemos en nuestra ciudad.

 

No nos olvidemos que la ciudad la hacemos las personas que vivimos en ella por lo que es pertinente pensar qué es lo que hacemos para que nuestra ciudad sea accesible y cómoda, qué tenemos para aportar desde nuestro lugar.

 

Para esto debemos entender el concepto de diversidad como característica de la sociedad y de sus agentes, nos diferenciamos de los otros por nuestras características personales que nos hacen a la vez diversos funcionalmente sea en aspectos físicos, sensoriales, cognitivos o anímicos. Entonces el diseño de los espacios, bienes, servicios y contenidos será lo más universal posible.

 

En la medida que avanza la universalidad de las cosas, el pensar en todos, las barreras y obstáculos van retrocediendo formando un estado de accesibilidad universal.

 

Claro que sobre las instituciones, gobernantes y dirigentes recae una mayor y más específica responsabilidad de garantizar que nuestra ciudad sea accesible, para todos.

Sin embargo es una responsabilidad colectiva, ya que cada decisión que se toma, en cualquier aspecto del quehacer de nuestra ciudad, debería tener en cuenta las diferencias individuales, la diversidad.

Lo mismo ocurre con nuestra actitud individual al respecto, desde decidir una política estructural respecto a la accesibilidad, hasta estacionar nuestro vehículo sin obstaculizar, todo ello hace que nuestra ciudad sea -o no sea- para todos.

 

Para aportar a la reflexión respecto a este tema interesante e imprescindible para un libre ejercicio de nuestros derechos como ciudadanos, desde Fundación Nexos hemos querido inaugurar este espacio que irá mostrando, a partir de diversos enfoques, la accesibilidad universal y la diversidad funcional como aspectos transversales a todos los asuntos de nuestra ciudad y de nosotros, los individuos que la transitamos.


Esperamos contar con el aporte y la participación de todos los lectores, y con su ayuda para transmitir estas ideas.

 

Fundación Nexos